10.06.2015 – ONU ratifica que tauromaquia infantil vulnera derechos de los niños

El Comité de los Derechos del Niño de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), responsable máximo de examinar el cumplimiento de la Convención de los Derechos del Niño, se ha pronunciado de forma expresa en contra de que las personas  menores de edad asistan y participen en eventos taurinos en México.

En el marco de su campaña Infancia SIN viOLEncia, la Fundación Franz Weber presentó, en junio del 2014, un informe en el que llama la atención del Comité sobre la existencia de festejos taurinos donde niñas, niños y adolescentes mexicanos están expuestos a la violencia que supone dicho fenómeno. De igual modo, el informe consigna la existencia de múltiples escuelas taurinas a lo largo del territorio mexicano en donde los menores son entrenados para participar como toreros en un circuito de espectáculos tanto públicos como privados. 

La Convención de los Derechos del Niño es el tratado internacional de derechos humanos más ratificado en el mundo y los derechos de la infancia que contiene son de obligatorio cumplimiento para el Estado Mexicano. Dicha Convención recoge el derecho de todas las niñas, niños y adolescentes a un nivel de vida adecuado para su desarrollo físico, mental, moral y social, así como el deber del Estado de adoptar las medidas que aseguren dicha protección, cuestión que no se cumple en el ámbito de la tauromaquia tal y como lo reconoce la recomendación del Comité.

A través de sus Observaciones Finales al 4° y 5° Informe Periódico consolidado de México relativos al cumplimiento de la Convención de los Derechos del Niño, el día de hoy 10 de junio, el Comité ha hecho pública su postura respecto a la participación y asistencia de menores a espectáculos taurinos al declarar que “está especialmente preocupado por el bienestar físico y mental de los niños que acuden a escuelas taurinas y participan en corridas de toros y otros espectáculos asociados a ella, así como por el bienestar mental y emocional de los espectadores infantiles que están expuestos a la violencia de las corridas de toros”. Al respecto, el Comité señala que México debería “adoptar las medidas necesarias para garantizar la prohibición de la participación infantil en escuelas taurinas y corridas de toros por estar consideradas como una de las peores formas de trabajo infantil, así como tomar las medidas necesarias para protegerlos, en su calidad de espectadores y aumentar la conciencia de la violencia física y mental asociada con la tauromaquia y el impacto que genera en los niños”.

Gustavo Lozano, representante de la Fundación Franz Weber en México y quien estuvo presente en el Palacio Wilson durante el desarrollo de la 69º sesión del Comité de los Derechos del Niño los pasados días 19 y 20 de mayo del 2015 en Ginebra, Suiza, en la que se examinó al Estado Mexicano, ha señalado que “la tauromaquia infantil es un fenómeno que ha sido complicado de identificar como violatorio de los derechos de la infancia porque típicamente se considera que en un festejo taurino la única víctima es el animal. Cuando se piensa en la tauromaquia no se piensa en los niños como vícitimas, sin embargo lo son”. Igualmente ha comentado que “afortunadamente y como una buena señal, la licenciada Laura Vargas Carrillo, Directora del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) y jefa de la delegación mexicana en Ginebra, expresó el compromiso del Estado de dar seguimiento y atender las observaciones que se deriven de la examinación por parte del Comité”.

En referencia a las medidas que deberá tomar el gobierno mexicano para el efectivo cumplimiento de la recomendación, Lozano señala que ”en un país tan violentado como el nuestro debemos empezar a dejar atrás prácticas como la tauromaquia infantil pues sin duda contribuyen a normalizar la violencia entre los menores”. En este sentido y dado que las observaciones del Comité de los Derechos del Niño son documentos que de forma periódica se elaboran para ayudar a la adecuada interpretación y aplicación de los derechos de la infancia, las diversas autoridades mexicanas no tienen opciones pues son ellas las garantes del cumplimiento de la Convención y tendrán que aplicar las medidas que sean necesarias sin excepción ni excusa.

Aquí encontrará las observaciones del Comité (en inglés).