24.09.2016 – La decisión de la Unión Europea puede condenar a los elefantes africanos

La Unión Europea, a raíz de una decisión adoptada por la Comisión Europea el 1 de Julio se opondrá a una prohibición total sobre el comercio internacional de marfil de los elefantes en la 17ª reunion de la Conferencia de las Partes (CoP17) de la Convención sobre el comercio internacional de especies amenazadas de fauna y flora silvestres (CITES), que se inaugura hoy en Johannesburgo, Sudáfrica.

JOHANNESBURGO, 24 de septiembre - La Unión Europea, a raíz de una decisión adoptada por la Comisión Europea el 1 de Julio se opondrá a una prohibición total sobre el comercio internacional de marfil de los elefantes en la 17ª reunion de la Conferencia de las Partes (CoP17) de la Convención sobre el comercio internacional de especies amenazadas de fauna y flora silvestres (CITES), que se inaugura hoy en Johannesburgo, Sudáfrica.

En contradicción con la decisión de la Comisión Europea apoyada por los estados miembros de la UE, una resolución del Parlamento Europeo de 15 de septiembre de 2016, respalda categóricamente la propuesta de la Coalición para el elefante africano para colocar a todos los elefantes en el Apéndice I de CITES, al más alto nivel de protección en virtud del derecho internacional.

La Coalición para el elefante africano (AEC), que comprende 29 países africanos que representan el 70% de los estados del área de distribución del elefante africano, aboga por una prohibición permanente del comercio internacional de marfil en la CoP17. El conjunto de las cinco propuestas de la AEC prohibiría totalmente el comercio internacional de marfil subiendo todos los elefantes en el Apéndice I y cerrando los mercados nacionales de marfil de todo el mundo.

Para complicar aún más las cosas, la Unión Europea, representada por la Comisión Europea, participará por primera vez como Estado Parte en la reunión de Johannesburgo, en representación de los 28 estados miembros de la UE en un único bloque de votos.

«Al negarse a apoyar las propuestas de la AEC, la UE permitirá que continúen los elevados actuales niveles de caza furtiva de elefantes», afirma John Duhig, asesor de la Fondation Franz Weber. «Con el poder adicional reconocido a la Comisión Europea en nombre de la UE, su primera decisión condenará al elefante africano a la extinction en la naturaleza en 25 años.»

No obstante, en las filas de la UE existe desacuerdo. Francia y Luxemburgo están fuertemente a favor del Apéndice I y Francia ha cerrado sus mercados nacionales de marfil. Sin embargo, ningún país será capaz de contradecir abiertamente la posición común de la UE.

La decisión de la Comisión Europea ha sido denunciada por grupos de conservación y por el público en general – una petición para apoyar la prohibición global de marfil de Avaaz ha recibido cerca de 1,3 millones de firmas.

«Los eurodiputados han escuchado a los ciudadanos europeos, a los conservacionistas y a la gran mayoría de los Estados del área de distribución del elefante africano, que han pedido el fin del comercio de marfil», dice Daniela Freyer, co-fundadora de Pro Wildlife. «Pero el poder recae en la Comisión Europea y en los 28 estados miembros de la UE que pueden determinar el destino de los elefantes para siempre.»

Esta no es la primera vez que la UE bloquea la protección de los elefantes africanos. La UE desempeñó un papel esencial y decisivo en el primer cambio de apéndice de los elefantes que tuvo lugar en la Conferencia de las Partes de 1997 (CoP10). Luego, en la CoP14 que tuvo lugar en 2007, la UE sugirió y negoció un compromiso que permitió la venta de 2008 y la actual moratoria sobre la venta de marfil que expira en 2017.

Todas las poblaciones de los elefantes africanos fueron incluidos en el Apéndice I de CITES en 1989, prohibiéndose el comercio internacional de marfil. Sin embargo, la protección se debilitó en 1997 y 2000, cuando las poblaciones de cuatro países (Botswana, Namibia, Sudáfrica y Zimbabwe) se volvieron a colocar en el Apéndice II (un estado inferior de peligro de extinción) para permitir dos ventas de reservas de marfil a Japón y China en 1999 y 2008.

El Great Elephant Census, en una publicación del mes pasado, reveló una enorme disminución de los elefantes de sabana, con una estimación de 144,000 (30%) en 15 países africanos entre 2007 y 2014, a razón del 8% por año.

«Dados los indices actuales de caza furtiva, es inacceptable que la UE no apoye la prohibición del comercio de marfil», afirma la Dra. Rosalind Reeve, asesora principal de la Fondation Franz Weber y de la Fundación David Shepherd Wildlife, quien ha estado luchando activamente para prohibir el comercio de marfil completamente. «Una prohibición total es esencial para la future existencia de los elefantes de África.»