Lausanne-Ouchy - Suiza

Para el escritor inglés Somerset Maugham, Ouchy era la viva imagen del encanto y de la belleza, y el paraje más hermoso del mundo. Sin embargo, para los tecnócratas de Vaud, Ouchy era el lugar perfecto para construir un enlace para la autopista, «el enlace de Perraudettaz». Afortunadamente para Lausana, el enlace en cuestión (al igual que la nacional que iba a atravesar Simmental) formaba parte de los tramos de autopista que se iban a revisar.

Con el objetivo de demostrar ante las autoridades federales que ningún habitante de Vaud en su sano juicio aprobaría la destrucción premeditada de Ouchy, Franz Weber recurrió a una obra maestra política. Al principio, presentó una iniciativa cantonal por la cual se transfería al pueblo el derecho de iniciativa estatal en cuestiones federales. A continuación, una vez que la comisión parlamentaria encargada de evaluar los tramos dio el visto bueno a la construcción del enlace, presentó una nueva iniciativa del cantón de Vaud a los estamentos federales basándose en el nuevo derecho popular. Así, logró sacar adelante la votación. Berna ya podía decidir, y lo imposible se hizo realidad: Berna eliminó el enlace de Perraudettaz de la red de carreteras. La victoria fue total. La autopista finaliza en pleno campo a las puertas de Lausana.