Vendlincourt - Suiza

Cerca de la frontera este, que separa el cantón de Jura de Francia, en el corazón de un territorio típico del Jura, se encuentra la idílica localidad de Vendlincourt. Rodeada de campos de cultivo, prados y pastos, es, junto con su entorno, una joya turística de gran valor y un lugar ideal para el cultivo ecológico. Sin embargo, un promotor pretendía acabar con este oasis.

Su objetivo, animado y apoyado por las autoridades municipales y cantonales, era construir en las inmediaciones de la localidad, un circuito automovilístico, para lo que tenía previsto asfaltar 15 hectáreas de los mejores terrenos agrícolas. Si este impactante proyecto hubiese seguido adelante, se habría convertido en una de esas catástrofes irreparables que la iniciativa de Franz Weber «contra la puesta en marcha desenfrenada de proyectos que dañen el paisaje y el medio ambiente», presentada el 18 de diciembre de 2007, quiere precisamente evitar.

Afortunadamente, en mazo de 2011, el Tribunal Federal tomó la decisión de rechazar el plan de aplicación especial relativo al circuito automovilístico en cuestión. La negativa del proyecto por parte del tribunal, criticado por muchos habitantes de Ajoie, se ajusta a la protección del medio ambiente, de la biodiversidad y de las reservas del país, y constituye una victoria sobre los intereses meramente mercantiles de los promotores.