Cardenal de Banggai

El precioso cardenal de Banggai mide solo alrededor de 5 centímetros, pero desempeña un papel importante para los arrecifes de coral. Solo se da en un hábitat muy específico, en el archipiélago indonesio de Banggai, de 23 km2 de extensión. Se captura para la industria de los acuarios, por ello está desapareciendo de los arrecifes de coral.

El cardenal de Banggai se descubrió por primera vez en 1920, luego cayó en el olvido y se redescubrió en 1994. Actualmente es uno de los peces decorativos marinos más vendidos. El cardenal de Banggai es un pez excepcional: Cuenta con la tasa de reproducción más pequeña de entre los 350 peces cardenales conocidos. La mayoría de peces expulsan miles de huevos al agua. No es el caso del cardenal de Banggai; la hembra solo expulsa alrededor de 50 huevos, que el macho fecunda rápidamente y luego transporta en su boca. Protege tanto a los huevos, como a los alevines durante 30 días. El cardenal de Banggai solo se captura para la industria de los acuarios, no se come. Aunque no se redescubrió hasta los años noventa, algunas poblaciones ya se han extinguido. Las últimas cifras de compraventa indican que cada año se capturan más de medio millón de estos gráciles animales; el 90 % de los caladeros ya han desaparecido. El cardenal de Banggai es un mal nadador, es bastante sedentario y vive en anemones, erizos de mar y corales en pequeños bancos, en lagunas poco profundas, de manera que su propagación es muy limitada. No solo es fácil de capturar, además es difícil que vuelva a poblar los hábitats en los que se ha extinguido.

Unos estrictos controles comerciales son la última oportunidad para el cardenal de Banggai

Estados Unidos en 2007 ya realizó un intento para mejorar el control del comercio del cardenal de Banggai. Su solicitud ante la CITES para obtener más protección para el cardenal de Banggai desafortunadamente no tuvo éxito, debido a la presión ejercida por Indonesia, por lo que posteriormente se retiró. No obstante, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN, por sus siglas en inglés) actuó incluyendo al cardenal de Banggai en la lista roja de especies amenazadas como «en grave peligro de extinción». Esto significa, que las probabilidades de que la especie se extinga en un futuro próximo son bastante grandes. A pesar de ello las medidas de protección frente al comercio nunca se han llegado a poner en práctica.

La Fundación Franz Weber estuvo en enero y en marzo de 2015, así como en agosto de 2016 en Indonesia, para analizar conjuntamente con el investigador líder estadounidense, el Dr. Alejandro Vagelli, las consecuencias de la sobreexplotación pesquera para la industria de los acuarios en el caso del cardenal de Banggai. Gracias a una intensa labor de investigación, la Fundación Franz Weber ha podido convencer a la Unión Europea (UE) de que el cardenal de Banggai necesita ser protegido urgentemente. Debido a los preocupantes resultados, la UE ha presentado una solicitud ante CITES (Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres) instando a que a este pez le sea finalmente concedido un estado de protección: Será incluido como nueva especie en el Anexo II de CITES.

Si la petición es aceptada, se controlará por fin el comercio de este pez que está siendo gravemente amenazado por la industria de los acuarios

En la próxima Conferencia de las Partes de CITES, en septiembre - octubre de 2016, en Johannesburgo (Sudáfrica), la comunidad internacional tendrá una segunda oportunidad para salvar de la extinción a este animal tan simbólico, el cardenal de Banggai. La Fundación Franz Weber hará todo lo posible para que se proteja al cardenal de Banggai y para que además se controle con lupa todo el comercio de peces coralinos.