Lavaux (Suiza)

Los viñedos situados en terrazas, a orillas del lago Lemán, entre Lausana y Vevey, se encuentran, al igual que Engadina y Alpilles, entre los paisajes más bellos del mundo.

En 1972, los viticultores de la región solicitaron la ayuda de Franz Weber, para evitar que sus viñedos padeciesen las consecuencias de un proyecto de urbanismo. Tan pronto como tuvo conocimiento de la situación, Franz Weber creó la asociación Sauver Lavaux y, en febrero de 1973, presentó una iniciativa popular para introducir en la Constitución de Vaud una cláusula que protegiese definitivamente el territorio de Lavaux. El 12 de junio de 1977, el pueblo de Vaud aceptó la iniciativa de Franz Weber con un 56,8 % de los votos y la protección de Lavaux se añadió oficialmente en el art. 6bis de la Constitución de Vaud. En 1979, esta disposición se concretó mediante la Ley sobre el Plan de Protección de Lavaux (LLavaux).

Parecía haberse garantizado la protección de los viñedos. Sin embargo, el art. 6bis fue derogado durante la revisión de la Constitución de Vaud en 2002 y las obras de construcción en Lavaux siguieron su curso. Para detener el avance de las obras, se presentó una segunda iniciativa «Sauver Lavaux» que exigía que el artículo de protección se reintrodujese en la Constitución. Finalmente, en 2005, la iniciativa contó con el respaldo de la gran mayoría de los habitantes de Vaud (con el 81 % de los votos).

 

Art. 52a de la Constitución de Vaud

1. La región de Lavaux, desde Lutrive hasta Corsier, es declarada zona protegida.

2. Las partes afectadas y las asociaciones de protección de la naturaleza y del acervo cultural, tendrán derecho a presentar una denuncia, por vía administrativa o judicial, frente a todo lo que suponga una amenaza contra esta protección.

3. La ley aplicable respeta estrictamente el perímetro vigente, especialmente en lo que se refiere al mantenimiento de la zona vitícola y al carácter tradicional de sus pueblos y localidades.

 

En 2007, la localidad fue inscrita en el Patrimonio Mundial de la UNESCO. No obstante, la inscripción no tenía carácter vinculante, por lo que no hizo más que alimentar la codicia. Lavaux seguía siendo una zona especialmente expuesta a la presión inmobiliaria. De hecho, ¿a quién no le gustaría vivir en Lavaux? Los municipios encargados de promover la defensa constitucional, no disponían de medios ni de voluntad para poner freno a la presión y proteger los viñedos correctamente.

Consciente de esta problemática, la asociación Sauver Lavaux, presidida por Franz Weber, lanzó en 2009 una tercera iniciativa Sauver Lavaux, esta vez de carácter legislativo, para mejorar la protección de Lavaux. Tras un intento fallido por invalidar la iniciativa, las autoridades cantonales presentaron un contraproyecto a modo de «compromiso». Finalmente, el 18 de mayo de 2014, la población de Vaud rechazó la iniciativa «Sauver Lavaux III» y eligió el contraproyecto que presentó el Gobierno.

La asociación Sauver Lavaux seguirá vigilando a las autoridades municipales y dialogando con ellas, para evitar que se sacrifiquen, en beneficio de los promotores inmobiliarios, estos magníficos viñedos, plantados en terrazas.