Caballos maltratados (Galicia, España)

El invento diabólico que martiriza a muchos caballos salvajes gallegos se llama «cepo». Se trata de un malvado objeto de madera en forma de Y, que impide el movimiento normal del caballo. Entre los ganaderos gallegos, esta espantosa tradición anacrónica, sigue estando todavía muy arraigada.

El objetivo es que el caballo no se aleje y no se acerque a la carretera. A pesar de ello, los caballos llegan igualmente a las carreteras, pero no pueden esquivar los vehículos. En caso de incendios forestales los caballos artificialmente inmovilizados no pueden escapar. Los pobres animales se abren además a diario las patas con el peso del objeto encadenado a sus pies.

Desde 2011, la Fundación Franz Weber (FFW) ayuda a combatir, junto con la organización protectora de animales LIBERA!, el maltrato de caballos en Galicia con acciones políticas. Han logrado habilitar un número de teléfono para que cualquier ciudadano pueda denunciar el maltrato animal en caballos con cepos. Las denuncias se trasladan a la fiscalía.

La FFW lucha asimismo por obtener un cambio en la legislación, y para que el gobierno sea consecuente en su aplicación. Pide además, que los caballos víctimas de maltrato y abandono no sean simplemente confiscados, subastados o incluso matados. La asociación quiere crear un santuario para animales que acoja a los animales maltratados.

Para más información: www.senpexas.info