Col de l’Escrinet – Francia

La destrucción del paisaje, los venenos, el cambio climático, las barreras artificiales, el ruido. Las aves migratorias se enfrentan, en la actualidad, a multitud de factores que provocan su desaparición. No obstante, la caza de aves migratorias sigue estando muy extendida en el sur de Europa.

El Col de l’Escrinet, en el sur de Francia, es una zona de paso de miles de aves migratorias cada año. Su caza fue una práctica muy extendida y autorizada durante mucho tiempo.

La Fundación Franz Weber quiso poner remedio a esta desastrosa situación y adquirió los terrenos, situados en el lugar, donde los cazadores se ubicaban antaño para tirar contra cualquier ave que pasase sobrevolando el lugar. Finalmente, la calma ha vuelto a reinar en este territorio. Los furtivos se enfrentaron a ornitólogos, amantes de la naturaleza y protectores del medio ambiente y, en la actualidad, se realizan censos de las aves migratorias, que ahora, lejos de ser abatidas, son admiradas.