Parque nacional de Fazao-Malfakassa – Togo

La Fundación Franz Weber (FFW) se encargó de la gestión del parque nacional Fazao-Malfakassa de Togo de 1990 a 2015. El Convenio entre el gobierno togoles y la FFW terminó en 2015.

Gestión de la FFW de 1990 a 2015

Fazao-Malfakassa es un parque nacional ubicado en el oeste de Togo, cerca de la frontera con Ghana. Se creó en 1975, tras fusionar bosques protegidos en Fazao (1620 km²) y Malfakassa (300 km²). Asimismo, se encuentra en la lista provisoria del Comité del Patrimonio Mundial de la UNESCO para una futura clasificación como Patrimonio Natural de la Humanidad.

A principios de los años noventa, Togo sufrió importantes revueltas que debilitaron sus instituciones. Desde entonces, el parque nacional Fazao-Malfakassa se ha convertido en objetivo del furtivismo intensivo. Además, existen otros peligros que amenazan su integridad: las prospecciones ilegales de oro, la destrucción de las zonas próximas a los ríos, la recogida ilegal de miel y un proyecto de construcción de una carretera que atraviesa el parque en dirección a Ghana.

En la actualidad, los togoleses reconocen que sin la ayuda de la FFW no quedaría ningún animal en el parque nacional de Fazao-Malfakassa, y que todos los elefantes, antílopes y simios salvajes del parque habrían desaparecido a manos de los furtivos. «Tenemos que dar gracias por la amistad y ayuda de la FFW, sin la cual nada de esto habría podido convertirse en realidad», declaró un portavoz del gobierno togolés.

La FFW organiza sesiones de información y de sensibilización en las localidades cercanas al parque, para que la población que vive en ellas pueda comprender la importancia y el valor de la protección de los animales y de su entorno. La Fundación también ha enseñado a la población a construir hornos alimentados con energía solar, para reducir así la tala de árboles, y promueve métodos de recogida de miel que son respetuosos con el medio ambiente. Asimismo, ha creado puestos de vigilancia en diferentes puntos estratégicos del parque y una red de pistas de vigilancia.

Hace apenas unos años, Togo era considerado como la «Suiza de África» y es cierto que el tamaño del país, el número de habitantes, su amabilidad y la particularidad de los recursos naturales son muy similares a los de Suiza. La Fundación Franz Weber se esfuerza para que Togo vuelva a adquirir la misma buena reputación, ahora que su situación se ha estabilizado. Desde esta perspectiva, la fundación lucha por la protección global de la singular fauna de Togo.