El Problema

En 1874/75 se erigió junto a las conocidas cataratas de Giessbach, sobre el lago Brienz en el Oberland bernés, un gran hotel de encanto incomparable en un lugar de belleza única. Ese edificio carismático brillaba más allá de las fronteras suizas.

Hasta el inicio de la guerra en 1914, desfilaban en Giessbach las familias reales con sus descendientes, los jefes de Estado, diplomáticos y artistas de renombre, aunaban lazos, urdían planes e intercambiaban chismes.

Dos Guerras Mundiales con sus consecuencias para la hostelería suiza y una comprensión diferente del sector turístico, hicieron que el brillo de Giessbach se apagase. Tras años en continua decaída el edificio cerró en 1979 sus puertas. En su lugar se pretendía levantar un moderno edificio de hormigón al estilo de un «chalet jumbo».

Nuestro Proyecto

Pero en 1983 llegó la salvación en el último minuto. El por aquel entonces ya conocido Franz Weber, protector internacional del medio ambiente, de los animales y de su patrimonio suizo, logró el milagro. Gracias a su campaña de donaciones, y a la asociación creada por él «Fundación Giessbach para el pueblo suizo», adquirió los dominios de Giessbach junto a la propiedad de 22 hectáreas sobre la que está construido, para declararlo monumento histórico.

Su idea de «regalar» al pueblo suizo el hotel Giessbach con el fin de mantenerlo intacto, fue aclamada por la población. Con el objetivo de financiar la restauración necesaria y poner en marcha el hotel, Franz Weber fundó la Parkhotel Giessbach AG. En mayo de 1984 abrió la casa con un nuevo restaurante, el «Parkrestaurant», o restaurante del parque, con un pequeño número de habitaciones todavía sin renovar.

El hotel fue reformado desde el inicio en varias etapas. Hoy en día es uno de los edificios de renombre más bonitos del sector hostelero suizo.

Nuestros objetivos

  • Conservar el Giessbach para siempre.
  • Mantener, cuidar y mejorar este paraje natural único.
  • Promover eventos culturales.
  • Reconvertir el parque a sus orígenes.

Hechos y cifras

* * *

0 Metros cuadrados
bosque, campo, jardines y hábitats únicos para los seres humanos y los animales pertenecen al Giessbach.
0 Años
tiene el funicular que pertenece al Giessbach, el más antiguo de Europa.
0 Fecha de construcción
1983 fecha de salvación del Grandhotel Giessbach.