El Problema

La biodiversidad de nuestros mares está en peligro. Sobre todo, los arrecifes de coral, que están muy amenazados. Casi un tercio de las barreras de coral de todo el mundo ha desaparecido ya. «La situación es dramática», confesaba el secretario general de las Naciones Unidas António Guterres a la sazón de la entrada en vigor de la Convención por la Protección de los Mares de las Naciones Unidas de 2017.

Hay incontables motivos que explican esta situación tan dramática:

  • El cambio climático mata a los corales: los mares tienen un papel central en la regulación del clima. Ahora mismo, no solo sube su temperatura —cosa que provoca la muerte de los corales—, sino que también absorben un tercio del CO2 que se encuentra en la atmósfera. Si aumenta el dióxido de carbono del aire, los océanos, para restablecer el equilibrio, absorben más cantidad de gas. Entonces, el CO2 se disuelve en el agua y hace que se forme ácido carbónico y que el pH del agua baje: el agua se vuelve más ácida. Los organismos que tienen una parte calcárea, como los corales, las algas calcáreas y los crustáceos, reaccionan ante ese cambio que tanto les afecta y acaban muriendo.
  • La contaminación de los mares pone en peligro la vida marina y sus hábitats: cada año acaban en los mares 9 millones de toneladas de residuos inorgánicos. A eso se le suman miles de toneladas de petróleo y productos derivados del petróleo como los fertilizantes, pesticidas y sustancias químicas que destruyen nuestros océanos.
  • La pesca en alta mar no está lo suficientemente regulada: cada vez hay más demanda gastronómica de productos marinos, por lo que el ser humano saquea los océanos y desestabiliza estos ecosistemas. La sobreexplotación pesquera es una gran amenaza para la salud de los mares y la supervivencia de sus habitantes.
  • La industria de los acuarios y de los zoológicos saquea los arrecifes de coral: casi todos los corales y especies marinas que viven entre corales que pueden adquirirse en el comercio internacional proceden del medio natural. Durante la captura, manipulación y transporte pueden llegar a morir hasta un 80 % de estos animales, antes siquiera de llegar al acuario.
  • El comercio de animales y plantas en peligro de extinción sigue estando permitido: a pesar de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), en la que se incluyen muchos organismos marinos, estas especies en peligro de extinción siguen comercializándose de manera descontrolada aunque estén amenazadas.

Nuestro Proyecto

La Fundación Franz Weber pretende mejorar la catastrófica situación de nuestros mares con diversos proyectos:

La FFW lucha contra el saqueo de los mares por parte de la industria de los acuarios. A los peces ornamentales, a los corales y a otros animales marinos les espera una vida triste y corta en el acuario, y eso si sobreviven a los estragos del transporte. En 2019, la FFW consiguió paralizar la construcción de un gran acuario en el zoo de Basilea y actualmente apoya la campaña contra la creación del acuario SharkCity en Alemania, que se planea que tendrá tiburones de todo el mundo.

En particular, la FFW aprovecha su papel como observadora oficial de la CITES para conseguir una mayor transparencia y un mejor control del comercio internacional de peces ornamentales en el marco de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres.

A su vez, la FFW apoya la campaña «Gran SeaFlower» de seis países del Caribe para salvar la fauna y el ecosistema de un hábitat natural único.

 

Otros proyectos:

Nuestros objetivos

  • Conservar y proteger la diversidad de las especies y los ecosistemas únicos de los mares
  • Que se incluyan más especies de peces ornamentales amenazados en la Convención CITES de la ONU
  • Regular, vigilar y controlar el comercio de peces marinos ornamentales para la industria de los acuarios
  • Sensibilizar a la opinión pública sobre la problemática de la captura de peces ornamentales
  • Prohibición de grandes acuarios, como ya se consiguió con el Ozeanium de Basilea

Hechos y cifras

***

0 tercio
de los arrecifes de coral ha desaparecido
0 tercio
del CO2 lo absorbe los mares
0 millones de toneladas
de residuos inorgánicos acaban en el mar