El Problema

Destrucción de paisajes, sustancias tóxicas, cambio climático, obstáculos artificiales, contaminación acústica: las aves migratorias son agredidas por múltiples factores. Además, la caza de aves migratorias en el Sur de Europa sigue todavía muy extendida.

Durante años, el puerto de montaña de 787 metros de altura que se encuentra entre las localidades de Aubenas y Privas, en el departamento de Ardèche, al sur de Francia, había sido territorio de los cazadores de aves. En marzo, cuando las bandadas de aves migratorias vuelan hacia el norte desde África atravesando España, están debilitadas y sobrevuelan el collado para ahorrar energías y proseguir su viaje migratorio con un suave descenso. Este es el momento que aprovechan los cazadores de aves que esperan al acecho tras el follaje: disparan y las balas impactan contra las desprevenidas aves, y abren grandes brechas en las bandadas. Decenas de aves abatidas caen al suelo, muertas o heridas. Entre ellas, muchas especies protegidas; un total de unas 130 especies de aves, en su mayoría, palomas torcaces y tórtolas, aunque también vencejos, golondrinas comunes, alondras, estorninos pintos, jilgueros, verdecillos, lavanderas e incluso cigüeñas y aves de rapiña.

Nuestro Proyecto

A pesar de que la legislación es clara, el Estado francés no interviene. Por ello, la organización francesa para la protección de las aves FRAPNA (Fédération Rhône-Alpes de la Nature) le pidió ayuda a la Fundación Franz Weber. Como en ese momento un agricultor quería vender sus tierras del Col de l’Escrinet, la FFW intentó comprárselas en junio de 1999 a SAFER, la cooperativa estatal francesa que sirve de intermediaria en la compraventa de tierras agrícolas. Sin embargo, SAFER vendió estos terrenos de importancia estratégica a los cazadores de aves. En ese momento, la FFW puso en marcha todos los recursos legales, políticos y mediáticos que tenía a su alcance para acabar con la masacre ilegal de las aves.

De trampa mortal a la paz: en 2001, la Fundación Franz Weber adquirió un pequeño terreno en medio del puerto de montaña, la colina de la Tourrasse. De este modo, la paz volvió al lugar donde los cazadores acechaban para abatir a cualquier criatura voladora. Los cazadores furtivos han tenido que dejar paso a los ornitólogos, los amantes de la naturaleza y los ecologistas. Hoy en día, las aves migratorias que sobrevuelan el Col de l’Escrinet ya no son abatidas, sino admiradas y contadas.

 

Nuestros objetivos

  • Crear una zona de protección para las aves migratorias que sobrevuelan el Col de l’Escrinet durante su viaje
  • Observar y contar todas las especies de aves que sobrevuelan la zona y protegerlas de la caza y de los tiroteos
  • Contribuir a la investigación sobre diferentes especies de aves migratorias en Europa.
  • Conservar el paisaje de la destrucción

Hechos y cifras

* * *

0 Especies de aves y más
han contado en total los ornitólogos en el Col de l'Escrinet
0 Empezó
la campaña de salvación de las aves migratorias en el Col de l’Escrinet
0 Amantes de los pájaros y más
se dan cita cada día, para admirar a las aves migratorias