marzo 2009

Defensor de entornos naturales

“Dios duerme en la piedra, sueña en la planta, se despierta en el animal, toma consciencia en el hombre”, se puede leer al inicio del libro “Una hora con la creación”, la última publicación de Franz Weber (2009). Con este proverbio indio, el autor recuerda el imperativo categórico de Emmanuel Kant, según el cual cada uno debe actuar únicamente siguiendo la premisas que desee se conviertan en ley universal.

Pero más allá de la filosofía moral de Kant, Franz Weber sigue los preceptos de otro filósofo, Arthur Schopenhauer, que va más allá de la idea de que el hombre es el único de naturaleza razonable e incluye en ella a todos los seres vivientes. La diferencia formal entre los hombres y los animales entonces desaparece. “Sabremos comunicarnos por fin con los animales, las plantas, con todo lo que vive y vibra alrededor de nosotros, podremos por fin existir en armonía, en simbiosis con ellos, es decir, vivir con ellos en el verdadero sentido del término”, Franz Weber dice convencido de ello.

Desde hace cincuenta años, lucha por una relación moralmente aceptable con los animales y la naturaleza. “Como para la mayoría de los suizos, sin duda, usted encarna para mí la protección del medio ambiente en el más grande sentido del término, incluso antes de que se volviera tan popular”, escribió el antiguo Presidente de la Confederación Helvética, Moritz Leuenberger, sobre el famoso defensor suizo del medio ambiente. Jean Ziegler, experto en derechos del hombre en la ONU, describe a Franz Weber como “uno de los más grandes y más significativos europeos de nuestros tiempos”.

“Yo soy un defensor de los entornos naturales”, ese es el concepto con el que define Franz Weber, hoy de 90 años, su vida impresionante y su obra excepcional en toda modestia. Estas páginas apuntan a rendirle homenaje con algunos ejemplos (entre muchísimos otros).

Pie de foto: Iniciativa “Sauver Lavaux” (Salvar Lavaux): Franz Weber con los grandes escritores y poetas Vaud, Jean Villard Gilles, izquierda y Henri Deblüe, derecha.