abril 1965

Toma de consciencia y momento de cambio para Franz Weber

Tras regresar de un viaje en Italia, Franz Weber hizo una parada en Engadine. Fue informado de un proyecto de construcción en Surlej, cerca de Silvaplana. La aldea de apenas 30 almas, situada en el corazón de paisajes idílicos, según el proyecto tendría que ser transformada en una ciudad de 25 mil habitantes. Durante la noche en vela que siguió, Franz Weber se transformó de periodista en defensor del medio ambiente.

Lanzó una campaña mediática intensa y fundó la asociación «Pro Surlej» con la cual logró recaudar los fondos necesarios. Adquirió numerosas parcelas estratégicas para el proyecto de construcción y las marcó con una prohibición permanente de construcción. Por esta acción inédita, Franz Weber logró salvar los lagos de Engadine y sus paisajes únicos, alabados por el propio Nietzsche. «Pro Surlej» no es más que la primera de 150 campañas para salvar animales, paisajes y el patrimonio cultural.

Pie de foto: El periodista convertido defensor del medio ambiente: Franz Weber lanza su primera campaña exitosa contra la construcción de un poblado de 25 mil habitantes en Engadine. De un día al otro se convirtió en uno de los ecologistas más conocidos del mundo.