01.02.2018
Vera Weber

Segundas viviendas: Tercera victoria histórica de Helvetia Nostra ante el Tribunal de la Confederación Helvética

Una vez más el Tribunal de la Confederación Helvética ha dado la razón a Helvetia Nostra. Con sus dos fallos, el Tribunal Superior de Suiza, reconoce públicamente el mal uso perpetrado hasta el momento y restringe las posibilidades de seguir construyendo «segundas viviendas encubiertas». Desde la aceptación de la iniciativa de segundas viviendas el 11 de marzo de 2012, Helvetia Nostra lucha contra el mal uso y la evasión de la ley de segundas viviendas en comunidades con un porcentaje de segundas viviendas mayor al 20%.

En los dos fallos del 16 de enero 2018, publicados hoy, el Tribunal Federal Helvético se ha pronunciado a favor de las quejas de Helvetia Nostra, filial de la Fundación Franz Weber, en contra de los fallos del Tribunal Cantonal de Wallis. Levantó por tanto el consentimiento de la comuna de Bagnes a la construcción de dos chalés de lujo en Verbier, bajo la sospecha de que las viviendas que se hallan en dicha localidad no fuesen a ser nunca utilizadas como primeras viviendas.

El Tribunal Supremo suizo establece que en caso de que un proyecto sea dudoso, las viviendas se considerarán como «segundas viviendas encubiertas» lo que implica un abuso frente a la legislación vigente. Basándose en el conocimiento de que el número de habitantes fijos en Verbier se redujo en 44 personas desde 2013 hasta 2016 y que al mismo tiempo se ofrecían 49 viviendas similares a la venta, el Tribunal de la Confederación Helvética, llegó a la conclusión que la demanda de primeras viviendas y sobre todo de chalés de lujo no era suficiente para justificar los proyectos afectados.

El Tribunal de la Confederación Helvética ha corregido la legislación dictaminada anteriormente y pide a futuro, antes de conceder licencias para tales proyectos de construcción, se aporten pruebas serias y concretas que demuestren que las viviendas son adquiridas por personas que van a vivir en ellas durante todo el año. En caso de que no quede claro que las viviendas sirvan como vivienda habitual, se rechazarán los permisos de construcción, dado que no cumplirían con la normativa legal vigente. El Tribunal de la Confederación Helvética quiere con ello impedir la construcción de nuevos edificios, con los que exista posteriormente una especulación encubierta.

En 2013 el Tribunal de la Confederación Helvética reconoció la legitimidad de la demanda de Helvetia Nostra, así como la inmediata aplicación del art. 75b de la Constitución de la Confederación Helvética. A continuación, el Tribunal Superior prohibió en 2016 la construcción de alrededor de 40 complejos de edificios en Ovronnaz (BGE 142 II 206). Asimismo, dio un paso más al reforzar los requisitos para la construcción de primeras viviendas en aquellos municipios, en los que la sobre construcción ya representaba un problema. Dichos requisitos también son válidos, aunque existan pocas viviendas disponibles.

Helvetia Nostra se alegra de la resolución del Tribunal de la Confederación Helvética, que pone fin a la laxitud de las autoridades competentes, impidiendo de esta manera, que algunos municipios, transgredan la ley de manera sistemática.