El Problema

Cada vez se quiere más, más eficiente, más intensivo. Así es el paisaje actual de la industria ganadera suiza. Pero el incremento de beneficios se realiza a costa de los animales, el medio ambiente, nuestra salud y nuestro futuro.

Unos diez cerdos, han sido cebados hasta alcanzar un peso de 100 kilos cada uno, tan rápido que casi no se sostienen en pie. Estos animales se ven obligados a compartir lo equivalente a una superficie de una plaza de garaje. Las gallinas de engorde de las ganaderías intensivas no corren mejor suerte. Viven tan solo seis semanas de media, amontonadas en una proporción de 17 animales por metro cuadrado, en condiciones inhumanas. En ese tiempo solo se les ceba con el objetivo de llevarlas al matadero. Engordan tanto que no son capaces de sostener ni su propio peso.

Tales ejemplos, actualmente no solo son legales, sino habituales en Suiza. Sin tener en cuenta que los pollos de las gallinas ponedoras que salen macho se matan mecánicamente a millones. Es cierto que las baterías de gallinas ponedoras están prohibidas desde hace tiempo en Suiza, gracias a las intervenciones de las protectoras de animales, aunque todavía se pueden comprar huevos de gallinas en batería procedentes del extranjero. Pero las gallinas criadas en suelo firme tampoco corren mejor suerte, se mueren de hambre dentro de espacios abarrotados. Su vida se agota habitualmente al llegar al 15 por ciento de su esperanza de vida habitual y como muy tarde al alcanzar los 18 meses de edad, ya que entonces su capacidad ponedora deja de corresponderse con los requisitos industriales de la ganadería intensiva.

La ganadería intensiva acelera el cambio climático, agudiza el hambre mundial y la escasez de agua, crea resistencias frente a los antibióticos y viola los principios constitucionales de la protección animal.

Nuestro Proyecto

La iniciativa „No a la ganadería intensiva en Suiza (Iniciativa contra la ganadería intensiva) “, lanzada el 12 de junio de 2018 por Sentience Politics quiere poner fin a todo esto. La Fondation Franz Weber apoya esta iniciativa. La defendemos conjuntamente con otras organizaciones, recogiendo las 100.000 firmas necesarias para que se materialice.

Los consumidores suizos deben tomar consciencia de los abusos perpetrados en la ganadería intensiva suiza. Deben saber qué consecuencias trae consigo para el consumo. Además, deben tener la capacidad de decidir libremente de qué tipo de ganadería quieren proveerse. La presente iniciativa contra la ganadería intensiva abre una puerta para ello. Según las encuestas Isopublic, el 87% de la población considera el bienestar de los animales en la agricultura «importante» o incluso «muy importante». La FFW quiere corresponder a ese sentimiento popular apoyando la iniciativa.

 

Nuestros objetivos

  • Detener la ganadería intensiva en Suiza
  • Denunciar los abusos perpetrados en la ganadería suiza
  • Alcanzar un mayor bienestar animal en la agricultura suiza
  • Reducir el incremento del consumo de carne

Hechos y cifras

***

0 cerdos cebados
COMPARTEN LA SUPERFICIE EQUIVALENTE A UNA PLAZA DE GARAJE
0 gallinas de engorde
ESTÁN AMONTONADAS EN UN METRO CUADRADO
0 firmas
SON NECESARIAS PARA LANZAR UNA CONSULTA POPULAR DESDE LA ADMINISTRACIÓN FEDERAL HELVÉTICA