22.04.2020
Fondation Franz Weber

#PorComerAnimales: H5N1

El primer brote de este virus se origina por el contacto con gallinas en mercados de animales vivos en Hong Kong. A su vez se ha determinado a través de análisis epidemiológicos que la explotación doméstica de aves también presenta un factor de riesgo de contagio. Debido a la elevada mortalidad asociada y al inmenso potencial que tienen estos virus para mutar y adaptarse a otros huéspedes, el H5N1 continúa siendo hoy una amenaza para la salud pública a nivel global.

 

Origen: La gripe producida en humanos por el virus AH5N1 es una enfermedad de origen zoonótico, es decir, transmitida de animal a humano. La mayoría de las infecciones humanas por virus de la gripe aviar, incluyendo el virus H5N1, han ocurrido después de un contacto cercano y prolongado con aves infectadas o ambientes contaminados por aves domesticadas (CDC). El brote de 1997 de AH5N1 fue vinculado al contacto con gallinas en mercados de animales vivos (Van Kerkhove et al., 2011). El análisis de la epidemiología global de los brotes de AH5N1 ocurridos hasta 2015 incluye también como factor de riesgo la explotación doméstica de aves (Lai et al., 2016). Debido a la elevada mortalidad asociada y al inmenso potencial que tienen estos virus para mutar y adaptarse a otros huéspedes, el H5N1 continúa siendo hoy una amenaza para la salud pública (CDC).

País: El primer caso de enfermedad en humanos se detectó en 1997 en Hong Kong (China), extendiéndose posteriormente a Asia, África, Europa y Medio Oriente (CDC).

Año: 1997 hasta la actualidad.

Letalidad: Entre todos los virus de la gripe aviar, que normalmente sólo causan infección en aves y cerdos, la cepa H5N1 puede tener una capacidad única para causar enfermedad grave, con elevada mortalidad, en el ser humano. Se ha realizado el sacrificio de millones de aves para contener el virus. Un ejemplo en Europa es el de los Países Bajos, donde se sacrificaron 30 millones de aves de corral tras un brote que afectó a 89 en personas en 2003 (OMS). Entre el 2003 y el 2020 se han notificado a la Organización Mundial de la Salud 861 casos confirmados de personas con el virus y 455 fallecidos (OMS).

Sintomatología: Fiebre alta, tos, disnea o dificultades para respirar. Otros síntomas son diarrea, vómitos, dolor abdominal, sangrado por la nariz y las encías y dolor torácico. Entre las complicaciones que puede presentar la infección están la hipoxemia, disfunción orgánica múltiple e infecciones secundarias bacterianas y fúngicas, pudiendo ocasionar la muerte. La tasa de letalidad de las infecciones por el virus del subtipo A(H5) en las personas es muy superior a la de las infecciones por el virus de la gripe estacional (OMS).

 

ALGUNAS IMPLICACIONES SOCIALES Y ECONÓMICAS.

La gripe aviar, como otras enfermedades transfronterizas provocadas por animales, produce repercusiones generalizadas en los medios de subsistencia de los pequeños agricultores y avicultores, así como en el comercio regional e internacional, la salud pública y el turismo internacional (FAO). La propagación del virus afectó particularmente a países del Asia Sudoriental cuya población rural  alcanzaba a representar hasta el 70% de la población nacional, como es el caso de Indonesia. Allí los efectos sobre el mundo del trabajo de la influenza aviar fueron devastadores, llegándose a calcular una destrucción del 30% de los trabajos en granjas de pequeña escala de cría y producción avícola (CEPAL, 2006). Afecta a todos los estratos sociales y tiene un impacto en la sostenibilidad a largo plazo del sector avícola (FAO).

Se han producido continuas prohibiciones de importación de aves por distintos países debido a los brotes de la gripe aviar, inclusive la prohibición de importación de aves y sus productos, así como ave ornamentales, en la Unión Europea (UE).

En los países del sudeste asiático se documentaron diversos impactos sociales y económicos: el suministro de pollos se redujo y el precio de otras carnes subió. Los comerciantes de pollos de engorde podían tardar hasta 3 años en recuperar sus pérdidas y los comerciantes de huevos casi un año. Hubo caídas de 45 – 60% en la demanda de pollitos de un día y una reducción de poco más de un tercio en el empleo en la industria avícola (FAO).

FMI & Banco Mundial alertaron que la enfermedad tiene el potencial de rasgar el tejido financiero y productivo mundial, por lo que el Fondo insistió en que los beneficios de disminuir la amenaza justifican los costos de prepararse para una pandemia y estimó que un brote de gripe aviar podría ser de US $ 800 billones, lo que equivale al 2% de la producción económica mundial (Kwo Ghsiao et.al., 2007). Además, se estima que para finales del año 2005 los gobiernos habían invertido más de US $ 6 billones en adquisición de medicinas y vacunas antivirales (Newcomb, 2006).

Se han matado cientos de millones de aves para tratar de contener el H5N1. Después de los brotes, la sociedad reacciona comprando menos pollo, lo que provoca la caída de las ventas y los precios de las aves. En Corea, Jun Ho Seok et al., 2017, por ejemplo, debido a la diferencia entre la matanza de gallinas (36%) y de pollos de engorde (5.5%), el impacto estuvo en el crecimiento de los precios del huevo.