05.07.2022
Alejandra Garcia

Argentina: Los elefantes en cautividad pronto formarán parte del pasado

Nuestra campaña para salvar a los elefantes de los zoológicos argentinos avanza a buen ritmo: Dos elefantas asiáticas, madre e hija, han sido reubicadas desde el Ecoparque de Mendoza a nuestro santuario asociado situado en Brasil.

Tras la reubicación de Mara en mayo de 2020, ahora les toca a Pocha y a su hija Guillermina poner los pies en la tierra de Mato Grosso para disfrutar de hierba fresca y de la libertad por primera vez en sus vidas tras una existencia de privaciones. Como podéis imaginar, trasladar no sólo a un elefante de un país a otro, sino a dos, no es tarea fácil.

Cooperación internacional
A pesar de nuestra firme determinación, no habríamos llegado lejos sin la cooperación y la experiencia del Global Sanctuary for Elephants, donde nuestros elefantes viven ahora una vida feliz. Este santuario, especializado en salvar paquidermos, está dirigido por la famosa ONG ElephantVoices.

Sólo muros de piedra
Al igual que Mara, Pocha y Guillermina también han pasado por un infierno. Las tres proceden del mismo lugar: el zoológico de Mendoza, rebautizado como «Ecoparque de Mendoza» tras su compromiso de liberar a sus paquidermos en la naturaleza. Durante más de veinte años, la visión de las dos elefantas se limitó a un muro de piedra. Sin embargo, nacieron para vivir en manada y recorrer decenas de kilómetros cada día.

Durante muchos años, el zoológico de Mendoza, uno de los más antiguos de Argentina, hizo oídos sordos al sufrimiento de estos animales. Durante mucho tiempo, el zoológico, construido en una pendiente, añadió constantemente nuevas especies para atraer más y más visitantes. Para compensar la fuerte pendiente, algunos recintos tuvieron que construirse en fosas y cuevas para aprovechar al máximo el espacio, a costa, claro está, del bienestar de los animales.

Ecoparque del Progreso
Gracias a la movilización de los activistas por el bienestar animal, los argentinos fueron tomando conciencia del destino de los animales cautivos en los zoológicos. Esto ejerció una gran presión sobre los zoológicos. En 2016, tras la aprobación de una ley por parte de la provincia de Mendoza, el zoológico de Mendoza se transformó en un ecoparque, dirigido por una nueva directora que está decidida a ofrecer a los animales un futuro mejor. Su nombre es Mariana Caram, una apasionada del bienestar animal. Su misión es mejorar las condiciones de los animales que viven en el parque y, siempre que sea posible, organizar gradualmente su reubicación en santuarios adecuados.

La oportunidad
En su papel de mediadora y facilitadora, la Fundación Franz Weber (FFW) presentó a Mariana Caram a Scott Blais, cofundador del Santuario Global para Elefantes. Juntos lograron encontrar una solución para los elefantes cautivos de Mendoza. El momento fue perfecto: Scott Blais se encontraba en Brasil buscando un lugar para construir un santuario para los paquidermos de Sudamérica que viven en cautividad: el futuro Santuario Brasileño para Elefantes. Mariana, que estaba entusiasmada con su proyecto, le apoyó inmediatamente. En el acto, firmó una carta de intenciones en la que se comprometía a enviar cuatro elefantes del antiguo zoo a Brasil, en cuanto el nuevo santuario estuviera listo para los animales. El objetivo era trasladar lo antes posible a Brasil a Mara, Guillermina y a sus padres, Pocha y Tamy, así como a Kenia, la única elefanta africana del zoo de Mendoza.

Un largo camino hacia la libertad
La vida de estos desafortunados animales estaba llena de sufrimiento. Pocha, por ejemplo, llegó a Mendoza en los años sesenta. Con sólo cuatro años, fue trasladada desde Alemania y vivió durante mucho tiempo con Tamy, un elefante asiático que llegó al zoo cuando un circo ya no le daba uso. Al cabo de un tiempo tuvieron una hija, llamada Guillermina. A partir de entonces, la vida de la pequeña familia fue cuesta abajo. Para evitar más nacimientos, el zoo decidió separar a Pocha y Tamy y confinar a las dos hembras en un minúsculo recinto de sólo 300 metros cuadrados, donde estaban separadas de Tamy por una puerta de hierro. Sólo a través de un pequeño hueco entre los barrotes podían comunicarse entre sí.

Trabajo en equipo coordinado y financiado por FFW
Después de tantos años de cautiverio, las elefantas tuvieron que ser preparadas cuidadosamente para su nueva vida y ayudadas para poder adaptarse. Sin un entrenamiento previo, habría sido imposible enviarlas a un viaje de varios días y luego soltarlas de repente en la naturaleza.

Se reunió rápidamente un equipo para entrenar a las elefantas. Gracias a los fondos generosamente aportados por FFW, los expertos del santuario brasileño pudieron entrenar al dúo madre-hija para que se sometiera a todos los exámenes médicos (especialmente a los análisis de sangre) necesarios para obtener un certificado sanitario internacional, requisito previo para cruzar la frontera con Brasil. Además, madre e hija tuvieron que prepararse para estar separadas durante el viaje, ya que el transporte en contenedores individuales era esencial para su comodidad y seguridad.

Refuerzo positivo
Conseguir que un elefante coopere sin traumatizarlo es un verdadero reto que requiere tiempo, mucha paciencia y, sobre todo, ¡muchas golosinas! En el caso de Pocha y Guillermina, también había que tener en cuenta el lugar de difícil acceso donde vivían. Sin ninguna construcción, era imposible trasladar los contenedores al foso para realizar el entrenamiento. Por tanto, hubo que adaptar el recinto para la formación y derribar un muro. Una vez colocados los contenedores, las elefantas tardaron un año entero en aprender a entrar y salir de ellos.

Después de un año, Pocha y Guillermina estaban por fin listas para el gran viaje. Las elefantas estaban tan familiarizadas con sus jaulas de transporte que incluso jugaban con ellas. Nada se dejó al azar: Madre e hija estuvieron frente a frente durante el transporte para poder verse y comunicarse durante los cinco días de viaje hasta el santuario.

El viaje de sus vidas
Acompañadas por sus cuidadores, el equipo del santuario y dos miembros de nuestro equipo (Federico Sordo y Leandro Fruitos), Pocha y Guillermina pudieron iniciar el largo viaje hacia su nueva vida. Tras un viaje de cinco días que incluía paradas cada dos o tres horas, madre e hija llegaron por fin a su nuevo hogar. Pero cuando llegaron, no se pudo convencer a Pocha de que dejara su contenedor. Durante más de ocho horas, permaneció deprimida en su jaula. Así que Guillermina dio el primer paso, y tranquilizada por la presencia de su hija, Pocha decidió finalmente seguirla hacia la libertad.

Marcadas por su antigua vida
Por desgracia, el cautiverio ha dejado huella en estos animales: Pocha y Guillermina tardaron varios días en salir de la zona de confort que habían establecido en torno a los contenedores, a pesar de los intentos de otros elefantes del santuario por acercarse a ellas. Pocha y Guillermina han vivido demasiado tiempo en su burbuja como para abrirse a nuevos estímulos en pocos días. Les llevará tiempo reconectar con sus instintos y desarrollar la alegría de vivir en un espacio tan amplio.

Aunque esta lentitud es algo frustrante para nuestro equipo, que pone todo su empeño en la felicidad de estos animales, nuestros compañeros constatan pequeños progresos: Desde hace algún tiempo, cuando sienten la suave arena bajo sus pies, los elefantes la pinchan con sus trompas y se rocían de arena, un signo de felicidad y bienestar. La parte más importante ya está hecha. Ahora tienen toda la vida para aprender a vivir.

Tras las exitosas reubicaciones de Mara (2020), Pocha y Guillermina (2022), no vamos a descansar. Ya estamos trabajando duro para preparar el transporte de otros elefantes al santuario. Los próximos pasajeros para el viaje a Brasil son Kenia, una elefanta africana también del Ecoparque de Mendoza, Kuki y Pupi, dos elefantes africanos del Ecoparque de Buenos Aires, y finalmente Tami, el padre de Guillermina. Su traslado es simbólico: son los últimos elefantes cautivos en Argentina. Una vez que estén a salvo, Argentina podrá estar orgullosa de ser un país sin un solo elefante en cautividad. Y no nos detenemos ahí: Muchos otros elefantes entre rejas en Sudamérica sueñan con una vida mejor. Devolver a estos animales la libertad y la dignidad que el hombre les ha robado es lo mínimo que podemos hacer desde la Fundación Franz Weber.